Manual básico: ¿cómo usar y cuidar tus lentes de contacto? | Blog Devl - Aprende a ponerte y quitarte los lentes en segundos y conoce todo lo que necesitas para cuidarlos y disfrutarlos al máximo. ¡Entra a nuestro blog!

Manual básico: ¿cómo usar y cuidar tus lentes de contacto? | Blog Devlyn

“Fotografía de una mujer sosteniendo un lente de contacto y mostrándolo a la cámara.”

Manual básico: ¿cómo usar y cuidar tus lentes de contacto?

6 minutos 30 segundos de lectura

Cuando comenzamos a utilizar lentes de contacto para corregir la visión uno de los grandes desafíos a los que nos enfrentamos es aprender a ponerlos, quitarlos y darles el mantenimiento adecuado para que cubran nuestras necesidades todo el tiempo que deben durar.

Siendo honestos, no se trata de actividades difíciles de realizar, lo que sucede es que las sentimos complicadas mientras nos acostumbramos a realizarlas. Entendemos muy bien la situación y, por eso, preparamos para ti esta guía que te enseñará a dominar el arte de poner, quitar y cuidar tus lentes de contacto, para que desde hoy solo te preocupes de disfrutarlos al cien en cada momento de tu vida. ¡Toma nota!

¿Cómo poner un lente de contacto?

Antes de empezar, ubica un lugar limpio y despejado en el que tengas un espejo para verte y el suficiente espacio para maniobrar con tranquilidad y confianza. Cuando lo localices, acomoda ahí el blíster de tus lentes y todo lo que necesites porque ¡ha llegado el momento de colocarlos!
“Gráfico con instrucciones para poner un lente de contacto. 1. Lavar manos con jabón neutro y agua; 2. Sacar lente del blíster y colocar con el dedo índice; 3. Jalar el párpado superior, direccionar la mirada hacia arriba y colocar el lente dentro del ojo; 4. Parpadear suavemente para terminar de acomodar.”

¿Cómo quitar un lente de contacto?

Para retirar tus lentes, también es necesario que te encuentres en un lugar limpio y despejado en el que puedas actuar con confianza y tranquilidad. Si es el mismo en el que los colocaste, está perfecto, pero si no, ubica un sitio que cumpla con las características necesarias y retira tus lentes guiándote con los siguientes pasos.

“Gráfico con instrucciones para quitar un lente de contacto. 1. Lavar manos con jabón neutro y agua; 2. Jalar párpado inferior, mirar hacia arriba y usar el dedo índice para deslizar el lente hasta la parte inferior del ojo; 3. Pellizcar con yemas de los dedos para retirar; 4. Guardar en estuche con solución de mantenimiento, si es un lente de reemplazo mensual, o desechar, si es un lente de reemplazo diario.”

Nota: coloca siempre solución nueva en tu estuche antes de guardar el lente de contacto. Si no tienes solución, no lo coloques en agua.

¡Vas muy bien!

Hasta aquí, has descubierto cómo ponerte y quitarte los lentes en 4 sencillos pasos, mismos que te funcionarán para colocar y retirar todos los tipos de lentes de contacto que uses hoy y en el futuro. Ahora, ha llegado el momento de aprender a limpiarlos y darles el mantenimiento que necesitan, pero para eso es indispensable que tomes en cuenta qué tipo de lentes usas, ya que el cuidado no es el mismo en todos los casos. Pasa a la siguiente sección y encuentra la información sobre el tema.

¿Cómo cuidar los lentes de contacto de reemplazo mensual?

Los lentes de contacto de reemplazo mensual se caracterizan por ser suaves, cómodos y más duraderos que los desechables diarios porque se crearon con materiales y tecnologías que permiten que te los pongas, quites y limpies diario durante un mes.

Nota: recuerda que una vez abierto él lente su vida útil es de un mes.

Como todos los lentes de contacto modernos, son muy seguros de usar y te ofrecen una visión clara, pero para que te rindan al cien, tienes que limpiarlos a fondo después de cada uso y aquí te mostraremos cómo hacerlo.

 

1. Asea y desinfecta siempre que te los quites

Todos los días, nuestros lentes recogen desechos y depósitos microscópicos de los ojos, párpados, piel y del entorno. La mayor parte de ellos los eliminamos a través de las lágrimas naturales, pero la restante hay que retirarla con una limpieza a fondo.

Con esa intención, diariamente, después de quitártelos, dedícale un momento a su aseo y desinfección con una solución estéril y limpiadora. Solo retira tu lente del ojo, ponlo sobre la palma de tu mano, coloca un poco de la solución limpiadora y frota suavemente con la yema de tus dedos en forma de círculo y cruz por 5 segundos. Después, guárdalo en el lugar que le corresponde del estuche, cubriendo el lente con solución de mantenimiento sin que se desborde, y repite la operación con el otro lente. Al terminar, le habrás dado a tus lentes la limpieza que necesitan para mantener tus ojos sanos y darte una visión clara.
“Imagen de una persona que sostiene un lente de contacto sobre la palma de la mano, mientras que le pone solución de mantenimiento para limpiarlo y guardarlo.”

2. Lleva la cuenta

Crea un sistema que te permita recordar cuándo comenzaste a utilizar ese par de lentes de contacto y el momento en que tienes que cambiarlos. Ayuda mucho que definas un día específico de cada mes o bien, que marques en tu calendario las fechas de reemplazo para que las tengas presentes. Lo importante es que sepas cuándo sustituirlos para que no los uses más allá del periodo mensual, ya que el lente pierde sus propiedades y, a largo plazo, puedes dañar tu visión.

3. Úsalos sin excesos

Es posible que tus lentes de reemplazo mensual no sean adecuados para que los uses día y noche, por eso, utilízalos solo durante el periodo que te recomendó tu profesional visual Devlyn. Si requieres usarlos más tiempo, pregúntales a nuestros especialistas sobre los lentes de contacto de uso prolongado o los de uso continuo para que te recomienden el que mejor te convenga. Pero nunca intentes usar tus lentes más tiempo del indicado porque puede perjudicar la salud de tus ojos.

“Una mujer mira directamente a la cámara mientras sostiene un lente de contacto con su dedo índice.”
Sin duda, siguiendo esta lista lograrás que tus lentes de contacto mensuales cubran tus necesidades al cien y evitarás todas las posibles complicaciones de su uso, incluido el riesgo de infecciones oculares. Hazlos parte de tu rutina y ¡disfruta tus lentes con confianza y seguridad todos los días!

¿Cómo cuidar los lentes de contacto desechables de uso diario?

Los lentes de contacto desechables son un paso revolucionario en la historia de este tipo de lentes porque te brindan un nivel incomparable de comodidad, una perfecta visión en cada uso y te liberan de toda rutina de mantenimiento porque se crearon para que ¡los uses y los tires! Aquí te explicamos los detalles.

Con los lentes de contacto desechables de uso diario...

1. Estrenas en cada momento

Con estos lentes, tienes la posibilidad de usar un par nuevo todos los días por las mañanas o de manera ocasional (por ejemplo, antes de un evento especial o de comenzar tu rutina de ejercicio), ya que cuando los utilizas, los sacas de su blíster y, cuando te los quitas, los llevas directo al bote de basura.

= “Mujer joven se pone un lente de contacto. Sostiene con la mano izquierda el párpado superior de su ojo izquierdo, mientras que, con el dedo índice de la mano derecha, acerca el lente de contacto para colocarlo.”

2. Te olvidas de la rutina de limpieza

Como estos lentes los sacas directamente de su solución estéril dentro del blíster, está garantizado que comiences el día con unos lentes limpios y cómodos. Así, no tienes que volver a preocuparte por las soluciones de mantenimiento, el estuche y la limpieza diaria.

3. Te ofrecen seguridad y practicidad

Si solo deseas utilizarlos algunos días o en momentos especiales, como ir a nadar, vacacionar, asistir a un evento o realizar deporte, son tu solución ideal. Los blísteres no ocupan mucho espacio para trasladarlos a cualquier lugar y, como siempre usas un par nuevo, reduces los riesgos de infecciones oculares relacionadas con el uso inadecuado del estuche o por problemas de almacenamiento a largo plazo.

“Toma de una mujer joven nadando bajo el agua. Trae puestas unas gafas especiales para nadar y disfruta de la visión clara que le brindan los lentes de contacto desechables de uso diario.”
Los lentes de contacto desechables de uso diario son la puerta a un estilo de vida cómodo y práctico que te permite disfrutar de una visión clara sin complicaciones. Así que la clave esencial para utilizarlos es recordar siempre: “usar y tirar en cada uso”. Si dominas este paso, solo tendrás que ocuparte de disfrutar al máximo su comodidad y beneficios en cada instante de tu vida. ¿Quieres saber más sobre este tipo de lentes? Encuentra

¡Prueba superada!

En este momento, has adquirido las bases para quitar, poner, limpiar y mantener tus lentes de contacto en perfectas condiciones, ahora, solo necesitas practicar para que estas actividades se vuelvan parte de tu rutina y las realices cada vez mejor y en menos tiempo.

¿Quieres saber qué opciones de lentes de contacto tenemos para ti?

Conócelas aquí, tenemos una gran variedad de opciones disponibles para todas las condiciones refractivas.